.WORN. Zoologischer Garten Berlin




  El zoológico de Berlín es muy antiguo, fue abierto por primera vez en 1844 y a sobrevivido a La Segunda Guerra Mundial. Pensé que es casi una obligación ir a verlo, así que fui junto con Jana y Mila. La verdad es que es muy bonito y aquel día disfruté mucho con mi pequeña familia paseando y haciendo mil idioteces por ahí. 
  Sin embargo, también sufrí, sufrí sinceramente y me sentí muy culpable de asistir al espectáculo. Cuando estás frente a la jaula puedes sentir la frustración, la tristeza y la furia que de los animales tienen dentro. Cuando ven aparecer las cámaras se dan la vuelta y le dan la espalda a los humanos visitantes. Recuerdo especialmente a un orangután que estaba agarrado a la verja exterior, recuerdo que nos miró intensamente a los ojos y tras darse cuenta de que nosotros tampoco vamos a liberarle de su cautiverio, se meó en nuestra cara. Nose si el resto de la gente pensó: "jaja que gracioso el mono que se mea en cualquier parte y no le importa." Pero yo se que lo hizo intencionadamente, que ella (porque era una hembra) estaba comunicando lo que siente hacia nosotros: disgusto y desprecio. Sentí ganas de llorar, de pedirle perdón, de sacarle de allí...No creo que vuelva al zoo nunca, incluso reconociendo que en el zoo de Berlín los animales están muy bien atendidos. La sola idea de que nosotros los humanos nos creemos que tenemos el derecho de convertir a los animales en un espectáculo es terrible. Sé que parece ingenua esta comparación pero no lo es, ¿Cómo nos sentiríamos nosotros los humanos si nos encerraran en una jaula para siempre?, y no solo eso, ¿También ser expuestos a un público grotesco que espía tu intimidad y espera de tí algún tipo de reacción? Creo que lo primero que haríamos es planear la venganza, querríamos matarlos a todos. Los animales desde luego son más pacíficos y quizás día tras día en la jaula no les queda más que la resignación. Lo que no podemos pretender es que nos amen o que nos respeten, eso sería demasiado.

P.D.: Lectores (si es que existis) lo siento por no haber posteado tanto tiempo.


 The Berlin Zoological Garden is really old. It was open for the first time in 1844 and it  survived the Second World War. I thought that it's nearly a duty to visit it so I went there with Jana and Mila. The zoo is actually really beautiful and I enjoyed the day a lot  walking and taking idiotic photos with my little family.
 However I also suffered sincerely and I felt guilty witnessing the show. When you are in front of their cages you can feel the frustration, sadness and fury that the animals feel. When they see the cameras appear they just turn around and show you their backs. I specially remember an orangutan who was holding to the external fence, she (it is female) look deeply into our eyes and after realizing that we also don't going to liberate her from captivity, she peed in front of our face. I don't know if the people thought: "haha such a funny monkey that pees anywhere and it doesn't care." But I know that she was communicating what she feels for us: disgust and contempt. In this moment I wanted to cry, to apologize, to take her out of her cage...I think I'm never going to come back to visit the zoo, even admitting that the animals in the Berlin zoo are really good attended. The simple idea that humans think that we have the right to convert animals into a spectacle is terrible. Maybe this comparison sounds naive but it isn't, how we humans would feel if someone enclose us in a cage forever? and not only this, also being exposed to a grotesque public which spy us and expect some kind of reaction. I think that the first thing that humans would do is planning the revenge, kill them all. Animals are for sure more peaceful and maybe, day by day, they just accept the reality like it is. What we cannot pretend is that these animals love us or respect us, that would be too much.

P.D.: Readers (if you exist) I'm sorry for not posting so long.






























2 comments:

  1. AnonymousJune 28, 2013

    Por favor, qué fotos más bonitas. Todas guardan proporciones y lineas visuales. Resulta paradójico que parezcais una gran familia multi específica, candorosa y selvática. Cuando en realidad el texto, precioso y triste, habla de ese tema que tanto me entristece y me hace sentir impotente. El echo de pertenecer a la especie y "raza" que abusa de su poder desgarrando madiante sus capacidades a todo aquello que le da la vida.
    "que el dinero no sea escusa
    para quemar mi jardín,
    pues el hombre blanco abusa,
    esa pena he de sentir." -Fernando.
    Mónica.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Muchas gracias. Os quiero tanto hermanos...vuestra apreciación es la más importante de todas.

      Delete