.ATMOSPHERE. Christmas details.

 El otro día estaba preparando los regalos de Navidad y estaba tan orgullosa del resultado que tuve que inmortalizarlo para el blog. Bueno, orgullosa de eso y también de dedicarle tiempo a hacer cosas completamente inútiles pero que resultan hermosas y placenteras.
 Para mí la parte más bonita de los regalos es elaborar el envoltorio. Disfruto como una niña haciendo manualidades cuando me pongo a empaquetar regalos: elegir el papel, encontrar la forma de ponerlo alrededor de extrañas formas sin que parezca un engendro, rodearlo con cintas, ponerle detallitos casi imperceptibles... Recuerdo que era una gran experiencia despertarse el día 6 y encontrar todos los paquetitos que los Reyes Magos dejaban alrededor de mis zapatos, tan bonitos y hechos con tanto amor, que ya no importaba demasiado lo que había dentro porque la promesa exterior era suficientemente celestial.
 Otra razón por la que me puse a hacerle fotos a los regalos es porque yo siempre he sido muy fan de las fotografías temáticas (un muy buen ejemplo de lo que me estoy refiriendo es el trabajo artístico de Walter Wick). Así pues me puse a montar esquinas navideñas con lo que encontré por casa y en el jardín. Desde pequeña me he imaginado lo divertido que debe ser trabajar en cosas así, como ser escaparatista o diseñador de vestuario, o también esa gente que se dedica a encontrar los lugares dónde es perfecto grabar esta o aquella película. Es, supongo, ser un ojo que todo lo observa y lo combina con buen gusto o buen sentido de la situación. Es ser el creador de atmósferas y cuentos. ¡Qué ocupaciones tan alucinantes! no?
 Yo, desde luego, estoy muy lejos de ser profesional o siquiera de tener talento para ello. Pero me lo pase genial haciendo fotos con mi camarucha de tres al cuarto. Fue una forma de celebrar la navidad conmigo misma, intimando en mi soledad con mis propios hobbies o mis rituales. 




Estaba muy feliz y el día ya se había convertido en algo especial, así que cuando Manfred llegó a casa me dio por preparar una gran cena de Navidad solo para nosotros dos. Nuestro propio e íntimo preludio navideño. Aquí tenéis una delicia Carlotense (jejeje una de miles, porque he de decir que soy una gran cocinera, perdónenme la arrogancia) compuesta de una buen y delicioso filete de ternera empimentado con guarnición de setas al vino blanco, el clásico Rotkraut alemán, y patatas cubiertas de Quark con gorgonzola.....todo un exceso digno de reyes, magnífico.



Aquel día fue memorable, Manfred y yo celebramos y reímos mucho. Lo mejor de todo fue que todo fue lo mejor sin ser nada de otro mundo. :)
Amantes de lo sencillo, hedonistas como forma de vida, guardianes de lo esencial. Felices por todos los costados.

Os deseo feliz Navidad aunque sea un poco tarde para ello y mucho placer y mucha satisfacción todos los días del año.

1 comment: